La puerta del tiempo ~ (Tribute to Panic! at the Disco)

Supongo que esto debe de ser así. Le dije que no quería una boda tan numerosa. Yo quería una ceremonia íntima, sin las pesadas de sus primas, sin la gente mirándote y juzgándote.

Imagina que vuelas a otro mundo,
Donde no existen prejuicios,
Va sonando el órgano de mi juicio…
Mientras hacia el altar subo.

Supongo que es difícil escapar del pasado, escapar de lo que una vez fuiste. Huir de lo que ya no eres. Quizás lo que una vez pasó nos ha ayudado a ser como hoy somos y nos ha hecho aprender de una forma u otra.

La sociedad entera en contra…
La realidad es que le amo.
Desde la primera vez que coincidimos,
En aquel motel donde tomó mi mano.

De camino al altar, cada mirada me lo gritaba. “Eres una fresca, eres una zorra, eres una puta ¡golfa!”. Más de uno allí lo sabía. Más de una allí tenía más pasado que yo. Pero precisamente por eso, son sus puertas las que están abiertas y no la mía.

Todas las miradas gritan,
Por un funesto pasado.
Sólo existe la prostituta,
A la que fustigan sin entender,
Que el amor ha encontrado

Esas puertas por las que se cuelan pequeños demonios. Esos demonios que cada vez se hacen más grandes mientras los evitas. A tus espaldas, los pequeños diablillos que se cuelan por las puertas de tu tiempo crecen y se alimentan de tu ira, de tu tristeza y de tu miedo. Todas esas miradas que me apuntaban diciéndome golfa, en realidad aullaban terror.

Las damas,
Puta me llamaban.
Los varones,
Ante mi congoja se regocijaban.
¡Ay, si mis labios hablaran!
Matrimonios rompería.
Y, hasta al cura que nos casa…
¡Algún que otro hijo le sacaba!

Entonces sonreí. Quizás todas esas personas tenían derecho a ver lo feliz que era yo cerrando mi puerta del tiempo. Ninguna de ellas tenía la gran suerte de poder espantar a sus demonios que, obesos, les creaban dolores de cabeza y ciáticas. Ninguno de ellos tenía valores por los que cerrar la puerta. Pero yo sí que lo tenía.

Yo misma escribiré mi cuento.
Yo misma seré mi hada.
Entré como meretriz llena de tormento.
Saldré felizmente casada,
Porque encontré mi príncipe,
Al único que realmente amaba.

Él me cogió del brazo y sonrientes recitamos los votos. Adiós pasado, adiós demonios, ¡adiós putas!

BODORRIO2

En colaboración con Szandor X. Lecter-LaVey

Basada en “I write sins not tragedies” de Panic! At The Disco

I Write Sins Not Tragedies ~ Panic! At The Disco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s