De cómo nacen los traumas

Nos educan para sufrir la vida, no para vivirla

Esta es la estampa que me encuentro: la lección del sufrimiento, de la insolencia y de la inmadurez emocional. Tres ingredientes letales para la felicidad, efectivamente.

Al contrario que proteger son excelentes creadores de dolor, angustia y desesperanza. Esto que enseñamos y transmitimos no son más que generadores de una negrura de dimensiones cósmicas que van más allá de la vida, traspasan las fronteras del tiempo y de la mortalidad.

Las generaciones se nutren una tras otra de estas espinas en el alma que parece que no se van con un simple “si no lo veo no existe ¿verdad, mamá?”. Y es entonces cuando te obligan a ponerte unas gafas sucias que te hacen ver al revés las cosas de fuera.

Ahora solo podemos esperar que en algún momento alguien diga “ALTO” en su propia cadena de desdicha y comience el duro camino hacia algún tipo de libertad. Nos daremos cuenta entonces de que hay compasión, respeto y responsabilidad con el entorno.

Y es cuando llega el amor. El amor de verdad.

Hace falta amor en un mundo así.

Piensa en ti y solidarízate.

7de489a6-9ef3-4274-896c-272a8106a424
“9 de cada 10 personas normales de Wisconsin recomiendan quitarse las gafas y mirar hacia dentro para evitar movidones innecesarios”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s