De cómo sobrellevar la hora del baño con la casa llena de gatitos

Hoy he estado hasta las tantas imaginándome un montón de cosas que no iban a pasar. Hasta que un bebé gato me ha despertado reclamándome atención.

Había demasiados gatitos esta tarde. Y encima era la hora del baño.

Sagradísima.

Mi compañera de nave me sugirió que podía usar su bañera. De hecho insistió en que usara su bañera. Veréis, los códigos entre compañeros de nave son muy concretos. Tenía que lavarme, sí. Lo pillo.

Pero tenía que darme dos baños: uno en mi bañera verde gigantesca y… la bañera de mi compañera que se había pirado al vacío. Por lo tanto había dejado de ser su bañera.

No era por mi olor, tranquilos. Los baños espaciales van de otras movidas.

Mi compañera tenía una bañera rosa con una cascada estupenda… y me tenía que bañar ahí. Que sí. Pero primero la verde. O no. La rosa, venga.

No, es que primero tengo que bañarme en la verde.

Total, que metí a los gatetes en una jaula. Me miraron todos con cara de diva dramática cayendo por un terraplén. Estas cosas a mí me afectan, no os creáis. Pero es que yo tenía que bañarme. Y justo cuando iba a decidir por cual empezar (es que es muy difícil), entramos en un agujero negro.

En fin.

Los baños espaciales son eso… especiales.

Voy a empezar por la verde, que es la mía. Y la rosa también es importante, lo sé.

Pero primero a ver si salimos del agujero negro y que el tiempo siga corriendo.

 

Elegir no es fácil, por eso es cosa de adultos.

One thought on “De cómo sobrellevar la hora del baño con la casa llena de gatitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s