Dentro de BAINI – Brecha Ancestral Iluminada No Identificada (2º Fiesta Real del Frío)

Ancestral.

Eso quiere decir que lleva mucho tiempo ahí. Iluminada es que se ve, pongas donde te pongas.

No identificada…

Todo el mundo sabe que más allá de los confines conocidos de Nuestro Universo, no se debe toquetear mucho.

La BAINI por dentro era azul. Y malva. Pero también era negra a la vez. Muy negra.

Aunque brille por fuera, por dentro es todo basura interestelar.

No identificada…

Una vez dentro, como en toda buena trama de manual, había que ir a por la llave. Todo el mundo lo sabe, ¿no? Siempre hay un tesoro y ese tesoro es una llave para seguir abriendo puertas, seguir caminando…

Todo el mundo parece saberlo casi todo. Pero yo no sabía que las BAINIS tenían entidad propia.

Un señor muy oscuro con un tono de voz en si bemol, muy por debajo de las notas que un ser humano puede percibir, me habló desde lo más intrincado de la Brecha.

La Brecha No Identificada…

—¿Qué has venido a buscar aquí?

—La llave.

La verdad es que mi voz no sonó nada segura porque es que no lo estaba, aún así algunos azulejos del pasado se cayeron cosmos abajo partiéndose en mil partículas de nada en absoluto.

La criatura, fuese lo que fuese, mantuvo su distancia antes de contestar solemnemente:

—No hay ninguna llave para ti. Esta no es tu brecha, no puedes hacer nada aquí dentro.

Miré al vacío, confusa. Bien es sabido por esta galaxia que no está muy bien contestar a las cosas no identificadas, y mientras en el silencio me retiraba, me di cuenta de lo siguiente:

1º No está bien invadir BAINIS ajenas.

2º Tampoco está bien pedir las llaves de las BAINIS ajenas.

3º Que hambre de unas buenas patatas fritas en el Cosmo King, ¿no?

Al salir de la BAINI me puse un poco triste la verdad, porque desapareció.

Un día paseas por un super cinturón de asteroides, ves una preciosa anomalía cósmica y segundos más tardes, ¡pom! Te arroja al espacio de nuevo sin nada más que desolación.

Pero bueno, supongo que os ha pasado, ¿no?

En fin, antes de que desapareciera por completo esa bruma tan dolorosa, vi a lo lejos mis estrellas favoritas que dan abrazos: ASG, al fondo con sus destellos plateados y azulados cual princesa de la Galaxia Saturnálica, a la tímida O brillando en uno de los límites de los confines helados con su resplandor suave y verde y a JFJOJBK que centelleaba con fuerza cerca del algún centro.

Eran familia. Y su amor estaba atravesando a punta de luz todo el fondo de microondas para llegar hasta mi.

Las estrellas también se morían, sí. Pero por mucho tiempo estas iban a estar ahí. Lejos o cerca. Pero estaban girando.

Girando a través de toda la galaxia que mueve nuestros pasos.

Así que más tranquila, continué mi camino hacia el Final de las Fiestas del Frío.

No para todas las puertas hace falta una llave, la verdad.

Algunas puertas te las abren otras personas… o extraterrestres, mientras se celebra el escandaloso Año Nuevo Terrestre.

WhatsApp Image 2019-01-01 at 01.31.58
Chica, ¿que quieres que te diga? No siempre se pueden hacer las cosas bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s